26/8/07

Mis drogas legales


Me pueden prohibir el azúcar, pueden cerrar los Mc Donalds, me pueden quitar la televisión por cable... y hasta el Internet (creo). Pero lo que no me pueden prohibir es disfrutar de mi café negro con mi cigarrillo todas las mañanas.
Esos son mis dos grandes vicios. Todo el mundo tiene claro que la nicotina contenida en los cigarrillos es una sustancia altamente adictiva, escribiré sobre eso en otro artículo. Pero mucha gente cree que tomar café es una "manía", una costumbre que puede confundirse con un vicio.
A nadie se le ocurriría ofrecerle un cigarrillo a un muchacho de 15 años, pero si ese muchacho pide un café, no hay problema, se le da el café. Cuando yo tenía 17 años mi abuela me molestaba constantemente diciendo: "hueles a cigarro" (yo estaba comenzando a fumar), pero nunca se le ocurrió decirme: "hueles a café", y nunca me vi en la necesidad de esconder la taza de café.


La gente cree que la cafeína no es adictiva, pero si lo es. Hace unos años, con un par de tazas de café yo sentía todos los efectos estimulantes de la cafeína, sabemos que esta sustancia es un estimulante del sistema nervioso central y estimulante de la actividad cerebral. pero con el tiempo mi organismo comenzó a desarrollar "resistencia", es decir, actualmente dos tazas de café no me causan ningún efecto perceptible, para sentir algo debo tomar grandes cantidades. pero si por alguna razón salgo al trabajo sin haber tomado mi cafecito (por su puesto con el cigarro mañanero), siento lo que puede considerarse como un "síndrome de abstinencia".
Los que estamos acostumbrados al café solemos sentir ciertos malestrares si no lo tomamos: dolor de cabeza, somnolencia desagradable, e incluso depresión.... si esto no es un síndrome de abstinencia, ¿entonces que coño es?.

Tal vez lo que sucede es que el organismo se acostumbra a comenzar el día con la ayuda de este estimulante, y cuando no lo consumimos, el cerebro tiene que hacer el esfuerzo de despertarse a si mismo. La cafeína facilita la concentración y facilita el proceso de memorización, y al mezclarse con la nicotina el efecto aumenta.
Claro, también esta la parte sicológica, si salgo al trabajo sin haber tomado mi taza de café mientras fumo mi cigarrillo, siento como si hubiera salido sin cepillarme los dientes... o sin haberme puesto la ropa interior: siento que me faltó algo, algo muy importante.
Se que la combinación del café con el cigarro está contraindicada, que aumenta el riesgo de cáncer, que es una mierda para el sistema nervioso central (porque lo estimula en exceso)... pero se han hecho investigaciones y resulta que los fumadores que tomamos café tenemos pocas posibilidades de sufrir de Alzheimer, bueno, si es que llegamos vivos a la vejez.
Pero un café sin cigarro no es un café, así de sencillo. Hay algo especial en la combinación de estas dos sustancias estimulantes. Creo que si algún día yo dejara de fumar, también dejaría de tomar café porque no tendría sentido.

A continuación copio y pego una pequeña historia sobre el descubrimiento del café:
"La leyenda sobre el descubrimiento del café proviene de Arabia: Kaldi el pastor observó que después de haber comido las cerezas del cafeto, sus cabras retozaban con más brío que de costumbre, parecían más activas, más contentas. Kaldi también probó los frutos de la planta e inmediatamente lo embargó la euforia, se puso a bailar y aquella noche durmió menos que de costumbre. Kaldi compartió su hallazgo con uno de sus vecinos, un ferviente seguidor del Corán. Éste obtuvo los mismos resultados y recibió de Mahoma el secreto para preparar café a partir de los granos secos de la fruta."

7 comentarios:

Marcel dijo...

Yo ni fumo ni tomo café, pero lo que sí no pueden quitarme es internet. Las veces que se me ha dañado la computadora o me he quedado sin servicio la paso realmente mal.

Antes consumía mucho Nestea pero me he estado controlando últimamente.

miroslav panciutti dijo...

Llevo una semana sin fumar (estoy que me subo por las paredes), pero he seguido tomando mi café del despertar, el de media mañana y el de después del almuerzo. Como es muy probable que en algún momento te plantees dejar de fumar, ya veremos si entonces renuncias también al cafelito. Saludos.

Andrés Borbón dijo...

Muy cierto lo que dices. La cafeína es altamente adictiva, una droga de cuidado. Hay que tener en cuenta que como droga socialmente aceptada, esto tardará en aceptarse. Tal vez legará un día en que, incluso, se le censurará como a los cigarrillos pero, mientras tanto, disfrutemos del delicioso café.

djAlex dijo...

la mescla de cafe con tabaco, es lo mejor, no sé te hace sentir bien, es complento del uno del otro, hubo un tiempo en mi trabajo anterior; me tomaba al rededor de 6 tazas de café(acompañadas de un chester) y como 12 cigarros en todo el día, suelo fumar sin cafe, cuando estoy en un lugar abierto al aire libre.

666Metal_Autumn666 dijo...

woooooooooooooow yo hago eso jajaja... me encantoo me volvere seguidor tuyo neta q sta increible.. sonmis 2 grandes vicios jajaj

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el post, muchos saludos desde Colombia!

Anónimo dijo...

Muchos saludos, muy interesante el post, espero que sigas actualizandolo!