24/1/09

Ted Bundy

Tal día como hoy, murió el célebre asesino serial Ted Bundy en la silla eléctrica.
Nació en 1946, su madre era una Joven Soltera de familia puritana. Sus abuelos decidieron hacerse pasar por sus padres para evitar el “qué dirán”. Desde niño disfrutaba mutilando animales, tal vez por la impotencia ante su autoritario y violento abuelo… o tal vez sólo porque era un psicópata.

Al hacerse adulto se independizó y estudió psicología; el niño tímido se había convertido en un hombre carismático, inteligente y romántico; inspiraba mucha confianza a primera vista.
En 1967 comenzó una relación con una joven de quien, aparentemente, estaba enamorado. Era atractiva, blanca, de cabello oscuro y largo, y peinado por la mitad. Al poco tiempo ella decidió alejarse porque había aspectos de Ted que no entendía, percibía “huecos” en su personalidad. Este abandono afectó mucho a Ted quien cayó en una profunda depresión.
Sin embargo, logró salir adelante: se graduó de psicólogo e incluso obtuvo una condecoración de la policía por haber salvado a un niño de morir ahogado y comenzó a estudiar derecho. En esta época, se reencontró con su ex novia, ella lo notó cambiado y le manifestó que deseaba reiniciar la relación, pero él la rechazó fríamente. Aparentemente esa era su venganza, pero en el fondo no había quedado satisfecho.

En 1974 cometió su primer crimen cuando entró en la habitación de una mujer, la golpeó en la cabeza con una barra metálica y procedió a violarla con un objeto. La víctima sobrevivió con daño cerebral permanente, nunca recobró la conciencia.
Luego, entra en la habitación de otra mujer, la golpea con la barra de metal y la secuestra. Su cadáver fue hallado un año después en las montañas.

A partir de este momento, comenzaron a desaparecer mujeres jóvenes universitarias. Todas tenían mucho en común: eran atractivas, blancas, de cabello oscuro y largo, y peinado por la mitad; y los cadáveres que se hallaron revelaron que la causa de muerte era golpe en la cabeza con un objeto contundente (la barra de metal). La policía comenzó a sospechar que se trataba de un asesino en serie y armaron el caso. Muchos testigos aseguraban haber visto por última vez a las víctimas acompañadas de un hombre; algunas veces subían a un volkswagen, otras veces el hombre estaba pidiendo ayuda para cargar bolsas de compras o libros y mostraba un brazo en un cabestrillo o usaba muletas.
Al principio, no se pudo hacer un retrato hablado, ya que Ted tenía la capacidad de pasar desapercibido y cambiar de apariencia modificando su penado o dejando crecer la barba, además, para despistar a las autoridades solía mudarse constantemente y matar en varios estados. Sin embargo, finalmente Ted cometido un error: dejó escapar a una víctima, ella se llamaba Carol Da Ronch y finalmente se pudo elaborar un retrato hablado.
Ted fue detenido por unos oficiales de camino quienes lo reconocieron gracias al retrato hablado, relacionaron el volkswagen con el auto descrito por los testigos y para colmo hallaron en éste una barra metálica (objeto contundente), unas esposas y una cinta adhesiva del tipo que se usa para atar personas.

No se que utilidad pudo tener este retrato hablado, ya que, en mi opinión, no se parece en lo absoluto a las fotografías de Ted Bundy.
En 1976 comenzó el juicio en su contra, la sobreviviente lo identificó y fue hallado culpable de secuestro agravado y condenado a 15 años de prisión con posibilidad de libertad condicional. Sin embargo, mientras se realizaba el juicio, los peritos examinaban el automóvil y la barra metálica; este examen duró mucho tiempo debido a que en esa época no se contaba con la tecnología actual; al terminar el examen, el estado armó el cargo por asesinato.
Entonces, súbitamente, Ted despidió a los abogados que lo habían asistido ya que los consideraba ineptos y decidió defenderse el mismo; se le permitió visitar a la biblioteca de la corte para que armara su defensa.

Sus abogados no eran ineptos, y a él no le interesaba ir a la biblioteca. Esta era una estrategia para escapar, y lo logró. Robó un volkswagen e intentó viajar a otro estado, pero la policía lo identificó inmediatamente y lo detuvo.
Le continuaron permitiendo visitar la biblioteca de la corte pero solo si iba esposado y encadenado, esto fue considerado por él como una ofensa, aunque no dejó de ir a la biblioteca ya que inevitablemente debía armar su defensa.
En año nuevo del 77 logra escapar trepando al techo de un ala de la prisión y saliendo tranquilamente por un área desocupada, los guardias se percataron de su ausencia al día siguiente, por lo que tuvo tiempo para alejarse.

Logró establecerse en un apartamento cerca de la universidad de Florida, gracias a la ayuda de unos pocos amigos entre los que estaba una ex compañera de trabajo con quien estableció una relación sentimental. En esta época, desarrolló sus destrezas para el robo, gracias a lo cual vivía cómodamente.
No tardó en volver a matar; atacó a varias mujeres en la universidad vecina, específicamente en la Fraternidad Chil Omega: en los ataques no podía faltar una barra metálica, pero fueron mas violentos que los anteriores, las víctimas tenían marcas de mordeduras y varias mutilaciones.
Luego, intentó acercarse a una estudiante de 14 años, ella lo ignoró ya que su padre le había advertido el peligro de hablar con extraños y aunque Ted insistió, no logró que la niña se fuera con él. Ella le contó a su padre lo sucedido, y él la llevó a una estación de policía para que viera unas fotos, ya que por el relato de la niña, la actitud del hombre le pareció sospechosa. Él no era un padre cualquiera, era un oficial detective. La niña reconoció a Ted Bundy, por lo que las autoridades se pusieron alerta.
Podo después, unos oficiales de camino observaron un volkswagen cuya placa coincidía con la de un auto que había sido reportado como robado. Lo detuvieron para pedirle la identificación al conductor, pero ésta salió huyendo, luego de una breve persecución lograron atraparlo. El ladrón del volkswagen fue identificado como Ted Bundy.

En 1979 se le enjuició por los crímenes de la fraternidad, varios testigos lo reconocieron y se probó que sus impresiones dentales coincidían perfectamente con las marcas de mordeduras de las víctimas. Se le condenó a pena de muerte en silla eléctrica.
Luego, comenzó otro juicio por las víctimas anteriores a su escape. Esta era la defensa que él había estado preparando cuando iba a la biblioteca, sin embargo, contrató un equipo de abogados y decidieron seguir una estrategia que consistía en alegar incapacidad mental (locura).

Desde entonces la corte se convirtió en un circo, con locuras que solo son superadas por las payasadas de Charles Manson.
Uno de los disparates consistió en que Ted, súbitamente anunció su boda con una de las testigos, la ex compañera de trabajo que lo había ayudado mientras estaba fugitivo. Según la ley de Florida, esto es posible. De esta manera se casaron en el estrado frente al atónito Juez luego de la declaración de la testigo. Por cierto, nunca entendí por que a esta testigo no se le acusó de cómplice… en fin, eso no viene al caso.

No se si Ted Bundy realmente estaba loco… pero no era idiota. Rápidamente notó que el alegato de locura no le serviría para nada, así que decidió “colaborar con las autoridades”, se dejó de tonterías y comenzó a describir detalladamente algunos crímenes, incluso unos que no se le habían adjudicado hasta el momento. Se descubrió que, entre otras cosas, tenía la extraña costumbre de “coleccionar” por un tiempo las cabezas de algunas víctimas y que tenía gusto por la necrofilia.
Aunque todas las víctimas tenían un obvio parecido físico con su ex novia, él insistió que en cada una de ellas veía a su madre quien, según él, lo había abandonado. Extrañamente su madre estuvo presente en los juicios e incluso pidió clemencia por él… habrá que ver el concepto de abandono que tenía Ted.
Oficialmente se le comprobaron 36 víctimas, aunque por sus descripciones pudieron ser mas de 100.
En su última entrevista habló de su gusto por la pornografía. Con una actitud seria y tranquila “confesó” que era adicto a la pornografía violenta. Muchos dicen que solo estaba actuando, era una forma de mostrarse como una víctima para intentar apelar a la pena de muerte que se le venía encima. En Youtube se puede ver un fragmento de esta entrevista, esta en inglés pero es fácil de entender.

Fue ejecutado en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989. fue necesario sacarlo de su celda a la fuerza. La mayoría de la población aplaudió la ejecución, pero hubo un pequeño grupo de personas que manifestaron para apoyarlo.

Hace 20 años que dejó este mundo el célebre asesino en serie, amante de los volkswagen y actor innato.

7 comentarios:

Dios dijo...

wow,vi hace muchos años la pelicula de Ted Bundy, muy buen articulo.
Quizas la novia no sabia a lo que se dedicaba.
Vista la entrevista final, el tio se comporta como si nada, si te fijas habla como carente de sentimientos, aunque como dices no era tonto.

codigo dijo...

muy buena la reseña de ted.no se te a escapado nada

Anónimo dijo...

ya no está el video...

Anónimo dijo...

Buen blog, buena reseña..

.. sigue poniendole pino.

Saludos

lucho dijo...

huyuyuyui esclofriante mano pero un poco ineptos los guias no crees para que se escape.
y ted parecia que no habia mas autos le encantaba el volkswagen.
pero estuvo super la reseña escribe otra men

NACHA dijo...

Me sorprendio!

Espectaculares las imagenes, también :)

Anónimo dijo...

iiiooo vi la entrevista y ese tipo se veia como qe no se arrepentia de nd!!!!!