18/3/08

Cuando el cuerpo fastidia a los demás

Ya mencioné dos listas de enfermedades, patologías o problemas que pueden ser muy molestos para la persona que lo padece. Uno de mis lectores me señaló que no mencioné los ronquidos, lo cual puede llegar a ser terrible; entonces me di cuenta que faltaba otra lista aparte de problemas que pueden pasar desapercibidos por quienes lo padecen pero que son muy molestos para los que están alrededor.
Es cuando el cuerpo fastidia a los demás.

- Ronquidos. Aquí hay una explicación completa. Básicamente se produce porque el tejido de la garganta vibra al respirar y produce el desagradable sonido. Algunas personas roncan tan fuerte que se despiertan ellos mismos por sus propios ronquidos, pero la mayoría de la gente sabe que ronca porque los que conviven con él le reclaman al día siguiente, pero eso no les afecta a ellos mismos.
Cuando nuestra pareja ronca, lo mas común es que la despertemos, pero esto es absolutamente inútil porque inmediatamente se vuelve a dormir y comienza a roncar mas fuerte que antes. Hay gente que inventa artilugios como taparle los oídos al que está roncando, lo cual produce que la persona escuche mas fuerte sus propios ronquidos y se despierte. Otras veces puede funcionar amarrar un trozo de tela (como el forro de la almohada) alrededor de la cabeza del roncador, de la misma manera en que se hace cuando una persona tiene paperas; no entiendo como funciona esto, tal vez al mantener la boca cerrada se evitan los ronquidos; al usar este método hay que poner atención para evitar amarrar la tela alrededor del cuello del roncador, lo cual puede pasar por falta de luz o simplemente porque nuestro subconsciente tiene ganas de asesinar al jodido roncador que no nos deja dormir.

- Mal aliento. También se le llama Halitosis. Aquí hay una página con información. No se por que, la gente que tiene mal aliento se da cuenta porque alguien mas se lo hace notar, tiene que ser un olor muy fuerte para que ellos mismos se den cuenta, además, si siempre ha tenido mal aliento es muy probable que esté acostumbrado.
Puede producirse por caries, problemas digestivos, infecciones en la garganta, problemas respiratorios (infecciosos) o mala higiene bucal.
Creo que a todos nos ha sucedido algo como esto: conocemos a alguien en el trabajo y debemos mantener una conversación… la persona tiene mal aliento. No tenemos confianza como para hacérselo saber y lo único que podemos hacer es ofrecerle un caramelo.
Es gracioso, las personas que tienen mal aliento tienden a acercarse mucho a los demás cuando están conversando, y para colmo tienden a hablar en voz baja de manera que uno no puede alejarse y es necesario aguantar la pestilencia para escuchar lo que nos esta diciendo.
Otra cosa común en las personas con mal aliento es que tienden a rechazar los caramelos que uno les ofrece, si no están a dieta no quieren y si no es porque son diabéticos… rara vez aceptan los caramelos.

- Sudor fuerte o mal sudor. En este caso me refiero específicamente al olor de las axilas. Normalmente, nos bañamos por la mañana, nos colocamos desodorante y no debe haber problemas. Sin embargo, algunas veces el sudor es tan fuerte que no hay desodorante que valga, al poco tiempo las axilas comienzan a desprender el característico olor. En estos casos, la persona con mal olor es la última que se percata del problema, los demás lo sienten primero.
Es normal eliminar toxinas y hormonas a través del sudor, pero cuando la ropa no permite que éste se evapore con facilidad, se reproducen bacterias rápidamente, y si para colmo hay mas toxinas de lo normal en el sudor, es inevitable el mal olor. Algunas personas tienen problemas endocrinos graves y esto les produce mal sudor; los muchachos cuando están en pleno desarrollo suelen tener mal sudor por la cantidad de hormonas y porque a esa edad no se suele cuidar mucho la higiene personal.
Actualmente esto está mal visto, pero según algunos estudios, ese olor era un afrodisíaco para el hombre primitivo… tal vez porque indica desarrollo sexual, los niños no huelen a axila sudada.
Cuando estamos en un transporte público y se sienta a nuestro lado un individuo con dos círculos húmedos en las axilas ya sabemos que tendremos un viaje con un nada envidiable “fondo aromático” (fondo musical pero con olor en lugar de música).

Cuando el cuerpo nos fastidia a nosotros mismos es muy molesto pero es al menos una señal de que estamos vivos. Cuando nuestro cuerpo fastidia a los demás puede ser vergonzoso o causarnos problemas sociales. Sin embargo, cuando esto sucede al menos es una señal de que en el fondo no estamos tan solos: alguien duerme con nosotros, alguien nos escucha o alguien está a nuestro lado.

6 comentarios:

Marcel dijo...

Quien viviera en la era de las cavernas, así podría seducir multitudes cuando regreso de trotar :P

Andrés Borbón dijo...

Muy buen post. Creo que has cubierto los puntos básicos, aunque tal vez faltaron las flatulencias. Hay personas que por algún problema producen demasiado gas intestinal y no les es posible retenerlo. Je, je. Creo que todos hemos estado cerca de alguien así.

nadie dijo...

Cierto, faltan las flatulencias o pedos. No los incluí ya que es algo que molesta a todo el mundo: el que se tira pedos puede sentir dolores abdominales y los que estan al rededor se asfixian.

Tikki, The Unholy One dijo...

Mi abuela ronca como taladro hidráulico, así que sé de primera mano lo que es tolerar ronquidos que hacen retumbar las puertas y ventanas. Por lo que sé, hay una cirugía especial para los casos crónicos, aunque en la mayoría de los casos, una simple corrección de postura al dormir resuelve el asunto.
En cuanto a la halitosis, el sudor y las flatulencias, lamentablemente la sociedad nos ha enseñado a aguantar estoicamente los hedores naturales del cuerpo humano. Sin embargo, he de confesar que en casos realmente extremos he tenido que dejar la diplomacia de lado... "quieres un clorets??... no??... entonces, QUIERES un clorets, te lo aseguro".

Naturalmente dijo...

Hay remedios naturales para combatir el mal olor del cuerpo y la sudoracion excesiva.
Estos trabajan desde dentro del cuerpo y han probado ser efectivos en muchas personas.

nadie dijo...

Coño, acabo de ver el comentario anterior y me doy cuenta que ya hasta hay publicidad en el blog ¿que tal?