20/3/08

Semana Santa

Estamos en semana santa, la mayoría se encuentra disfrutando de unos días libres de trabajo. Se supone que estos días son para que los cristianos “celebren” la muerte de Jesús… realmente nunca he logrado entender eso.
Supuestamente él murió para “salvarnos”… ¿salvarnos de que?, ¿del infierno?. No entiendo, cada quien debe asumir las consecuencias de sus actos, y me parece totalmente injusto que un pobre hombre haya muerto de una forma horrenda para que el resto de la humanidad puede hacer y deshacer sin sufrir las consecuencias. Además, la mayoría de los cristianos fanáticos suelen amenazar a todo el mundo con el infierno: si no vas a la iglesia irás al infierno, si no pagas colaboración en el templo terminarás en el infierno, si no crees en dios irás a hacerle compañía a Lucifer… en fin. Asumo que la muerte de ese pobre hombre solo sirvió para crear la religión mas lucrativa del planeta, estemos claros, si hubiera muerto de viejo el cristianismo y sus derivados no existirían.

En teoría no se debe comer carne. Se supone que esto es una penitencia, imagino que originalmente se trataba de hacer ayuno, es decir, no comer absolutamente nada, de la misma manera en que se hace durante el Ramadan, mes en el cual los musulmanes celebran la revelación del Corán y no pueden comer nada hasta la noche; no solo se privan de la carne, no pueden comer absolutamente nada, ni beber agua, ni tener relaciones sexuales… esto si que es una penitencia.
Seguramente con el tiempo la penitencia de la semana santa se fue aflojando y terminó en dejar de comer carne, carne roja específicamente, porque en esta época es común la popularidad de recetas de pescado. Ya casi nadie le hace caso a esto, pero hace un siglo la gente tenía una serie de supersticiones curiosas; una de ellas decía que si te bañas en semana santa te conviertes en pescado… no quiero imaginar aquellos templos llenos de fanáticos malolientes que no se bañaban en varios días por miedo a convertirse en pescado.

Al igual que en navidad, todos tenemos vacaciones o días libres. En el trabajo no nos preguntan si somos creyentes o no para decidir si nos dan los días libres, simplemente no se trabaja y punto… esto no es una queja, no me caen para nada mal unos días de descanso. En fin, seamos cristianos o no, hay que celebrar; al menos yo celebro que no tengo que ir a trabajar, pero no tengo ni un centavo así que no me queda otra que permanecer en casa, al menos descansaré.

1 comentario:

Andrés Borbón dijo...

La semana santa se ha convertido en una oportunidad para vacacionar y divertirnos un poco, en vez de conservar su significado original que era, como bien dices, reflexionar sobre la muerte y resurrección de Cristo. Pero para la mayor parte de nosotros son simplemente días de asueto y punto.